niña buscando

Consejos para Evitar la Obesidad de Tus Hijos

19 abril, 2019

La obesidad infantil es muy preocupante hoy en día porque desencadena problemas de salud que antes se consideraban problemas sólo de los adultos, como la diabetes, presión arterial alta, colesterol alto…

Estos niños con sobrepeso a medida que pasan los años y no consiguen adelgazar se convierten en adultos obesos y en este momento el cuerpo está más adaptado a estar gordo por lo que es más difícil que puedan estabilizarse en un peso adecuado… Dicho de otro modo, parece que su genética será gorda para toda la vida.

Obesidad infantil

De todas maneras siempre se puede atajar el problema antes de comenzar, y si tu hijo está gordo puede conseguir un cuerpo delgado siguiendo varias pautas y consejos que veremos en este artículo…

Factores que aumentan el riesgo de que tu hijo tenga sobrepeso

1. Dieta de los niños obesos

Los niños que comen alimentos con alto contenido calórico, como comidas rápidas, productos horneados y bocadillos de máquinas expendedoras, son más propensos a un aumento de peso rápido.

También los dulces y los postres son los responsables de un incremento de peso, y si sumamos el consumo continuo de bebidas azucaradas, incluidos los zumos de frutas de bote, aunque se consideren naturales, son los culpables de una obesidad mayor en los menores.

2. Falta de actividades al aire libre

Los niños que no se dedican a realizar actividades al aire libre como jugar juegos, aparte de deportes en sus respectivo colegio, tienen muchas más probabilidades de aumentar de peso porque no queman tantas calorías.

Demasiado tiempo dedicado a actividades sedentarias que promueven el sobrepeso, como mirar televisión o jugar videojuegos, también contribuyen al problema.

3. Factores familiares

Si tu hijo proviene de una familia de personas con sobrepeso, es más probable que suba de peso.

Esto es evidente en un entorno donde los alimentos altos en calorías están siempre disponibles y la actividad física no se recomienda para él.

Perdida de peso en niños

4. Factores psicológicos

El estrés personal y familiar puede aumentar el riesgo de obesidad de un niño.

Algunos niños comen en exceso para hacer frente a los problemas o para lidiar con las emociones, como el estrés, o para combatir el aburrimiento. A la vez sus padres pueden tener tendencias similares, lo que agrava todavía más el problema y le hace casi imposible conseguir un cuerpo delgado.

5. Factores socioeconómicos

Muchas personas tienen pocos recursos y acceso limitado a los supermercados.

Como resultado, pueden optar por alimentos que no se echen a perder rápidamente, como comidas congeladas, galletas y dulces.

Además, las personas que viven en sitios de bajos ingresos pueden no tener acceso a un lugar seguro para que su hijo haga ejercicio.

Riesgos para la salud asociados con la obesidad infantil

Los niños obesos tienen un mayor riesgo de tener problemas de salud que los que mantienen un peso saludable. La diabetes, la enfermedad cardíaca y el asma se encuentran entre los riesgos más graves.

Veremos a continuación estos riesgos…

1. La diabetes

Los niños con sobrepeso tienen mucha más probabilidades de desarrollar la diabetes tipo 2. Sin embargo, esta enfermedad puede ser reversible a través de cambios en la dieta y en el estilo de vida.

2. Enfermedad del corazón

El colesterol alto y la presión arterial alta aumentan el riesgo de futuras enfermedades cardíacas en niños obesos.

Los alimentos que son altos en grasas y sal pueden hacer que los niveles de colesterol y presión arterial se disparen. El ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular son las dos posibles complicaciones que pueden tener en un futuro.

3. Asma

La obesidad infantil puede ser un factor de riesgo para el asma más grave en algunos niños y sobretodo los para los que no practican casi ejercicio.

Tienes que nivelar el control de alimentos y subir gradualmente la cantidad de ejercicio físico que practica tu hijo hasta llegar 3 o 4 días semanales.

4. Trastornos del sueño

Los niños y adolescentes obesos también pueden sufrir trastornos del sueño, como ronquidos excesivos y apnea del sueño. El peso extra en el área del cuello puede ser el responsable de bloquear sus vías respiratorias.

5. Dolor articular

Tu hijo también puede experimentar rigidez en las articulaciones, dolor y un rango de movimiento limitado por el exceso de peso, al igual que las personas adultas que están gordas.

Sobrepeso infantil

En la mayoría de los casos, perder peso puede eliminar estos problemas.

Para combatir todos estos riesgos que ponen en peligro la salud de tu hijo, voy a decirte 7 buenos consejos que debes seguir para. Tu hijo adelgazará y tendrá una mejor calidad de vida y salud.

7 consejos para que tu hijo pueda adelgazar saludablemente

1. Establecer metas realistas

Los niños necesitan una dieta repleta de alimentos diferentes para que sus cuerpos y cerebros se desarrollen correctamente. Por esta razón, debes asegurarte de proporcionarle al menos entre 1.800 y 2.200 calorías por día, dependiendo de su género (los niños necesitan más que las niñas).

Muchos niños pierden el exceso de peso a medida que crecen, entre los 10 y los 15 años. Si no lo hacen, y en su lugar continúan aumentando los kilos, el objetivo es que pierdan entre 1 kg y 2 kg al mes.

Cualquier otra cosa podría llevar a un crecimiento y malos desarrollos.

2. Ponlos en movimiento

Caminar, practicar un deporte quema muchas más calorías que mirar televisión o jugar videojuegos.

Caminar, andar en bicicleta, nadar o practicar un deporte activo como el, el fútbol, ​​el tenis o el baloncesto durante al menos una hora al día 3 días por semana es una necesidad para cualquier niño sano, pero la mayoría de los niños dejan de hacerlo cuando llegan a la adolescencia, a menudo debido a la presión académica.

Juegos para evitar la obesidad

Trata de no permitir que esto suceda y también es el momento en que tus hijos desarrollen nuevos hábitos de estilo de vida que permanecerán con ellos, como subir escaleras en lugar de un ascensor o caminar en lugar de conducir.

3. Ofrecer alimentos frescos

Anima a tu hijo a comer comida casera y, en la medida de lo posible, reduce la porción a media comida, a menos que sean frutas frescas, leche, yogur sin azúcar.

Haz que coma alimentos integrales (frutas, verduras, nueces, legumbres y granos integrales) a menudo, ya que son bajos en calorías y están cargados de proteínas, fibra, minerales y vitaminas, ideales para su crecimiento.

4. Evita los bocadillos y sándwiches envasados

Incluso los que contienen bajo contenido de grasas “horneados no fritos” contienen grasas poco saludables y son bajos en grasa, sal y azúcar sólo en relación con los productos originales ricos en calorías.

Las patatas fritas bajas en grasa, por ejemplo, tienen menos calorías que las patatas normales, pero aún contienen muchas calorías.

Una porción de patatas fritas (10 patatas) tiene aproximadamente 150 calorías, las patatas light tienen entre 75 y 100. Tu hijo necesitaría caminar 2 km para quemar 75 calorías…

5. Hacer que beber agua se convierta en un hábito diario

La sed muchísimas veces se confunde con el hambre, por lo que los niños pueden terminar picando lo que sea cuando solo tienen sed.

Sé consciente de esto, y en lugar de tener a mano dulces, zumos con azúcar, bebidas y batidos azucarados, deben tener siempre una botella de agua lista para ser bebida. Con el paso adquirirán el hábito de beber mucha agua que ayuda a la hidratación y eliminación de la grasa.

Incluso los zumos sin azúcar añadida son altos en calorías, ya que contienen calorías a partir de los azúcares naturales que se encuentran en las frutas, lo que promueve la obesidad de manera silenciosa.

Por ejemplo, un vaso de zumo sin azúcar tiene por lo menos el doble de las calorías que obtendrías al comer una fruta, que también viene con fibra dietética que reduce el hambre y te hace sentir lleno.

6. No elimines por completo los postres

Los niños que desean bajar de peso deben reducir la comida chatarra, los dulces y chocolates, así como el helado, pero no debes privarles completamente porque eso podría provocarles antojos que conllevarán a una ingestión sin control.

Para hacer frente a esto, debes reducir el tamaño de las porciones y permite que tu hijo coma su “comida basura” favorita una vez a la semana como recompensa por seguir un plan de alimentación saludable para adelgazar.

7. Predica con el ejemplo

Los hábitos alimentarios sanos se forman en el hogar, por lo que toda la familia debe adoptar hábitos alimenticios saludables y estar más predispuestos a ayudar a los niños a perder peso.

Los niños deben aprender a comer cuando tienen hambre y no solo porque hay comida en casa o fuera. Por lo tanto, reemplaza la comida chatarra de tu casa por alimentos más saludables como las nueces, almendras, mezcla de frutos secos y frutas.

Y además, deja de comer delante de tu ordenador portátil o televisor, ya que comer sin pensar generalmente resulta en comer en exceso, y los niños harán lo mismo en el futuro.

Autor: Adelgazar Más Rápido
Tags: como evitar obesidad infantil , evitar obesidad , obesidad en niños , obesidad infantil , perder peso , perdida de peso , perdida de peso en niños , sobrepeso en niños .

¡Quema la Grasa YA y Consigue Tu Cuerpo Ideal!

¡Haz Clic Aquí!

Comentarios - 0

Deja un comentario