Pastillas para Adelgazar

¿Por Qué se Abandonan las Dietas para Adelgazar?

Empezar una dieta es fácil, pero como bien sabes, el problema suele ser seguirla y llegar hasta el final.

dieta para adelgazarCada vez que te pones a ello te prometes que esta vez silo vas a lograr pero a la hora de la verdad (y eso nos pasa a todos) tu entusiasmo se desinfla: sientes ansiedad y te culpas por caer en la tentación, te desesperas porque la báscula no refleja tu esfuerzo inmediatamente, te sientes incapaz de continuar…

No eres una flojo, simplemente te faltan dos cosas: una dieta que te lo ponga más fácil y algunas claves para dominar tu fuerza de voluntad. Con estas armas, esta vez sí podrás lograrlo.

Detecta los fallos de tu dieta para no cometer más errores

¿Tu dieta adelgazante es la adecuada? Las dietas que prometen resultados rápidos y milagrosos son tus enemigas. Son demasiado restrictivas (pasas hambre) y desequilibradas (esa carencia de nutrientes te hace sentir cansado, malhumorado…).

¿Creíste en ti mismo? Limpia tu mente y deja atrás los sentimientos de culpa que te invaden por haber dejado las dietas en el pasado. Si crees en ti, tu autoestima lo agradece y mejora tu fuerza de voluntad. ¿Fuiste realista? Una buena dieta no da resultados visibles inmediatos. Es importante que te pongas pequeñas metas a diario para sentir que avanzas paso a paso.

Algunos consejos para conseguirlo…

#1. Comprométete: Lo mejor para ti es que te comprometas contigo mismo y no con los demás. No hace falta que expliques que estás a dieta. Así no sentirás una presión social.

#2. Juega con ventaja: Tu sabes en qué situaciones sueles acabar picoteando, analízalo y planea opciones ligeras para esos momentos de debilidad. Así elegirás mucho mejor.

#3. Recompénsate: ¿Por qué no darte una palmadita en la espalda si te lo mereces? Come cada semana un plato suculento para recompensar tu esfuerzo por adelgazar.

Una dieta para adelgazar nunca debe ser un castigo para ti

Estar a dieta no debe ser un constante sufrimiento, puedes adelgazar sin tener que pasarlo mal.

La comida no es un castigo, perder los kilos que te sobran y que te están quitando salud, energía y autoestima… tampoco. Lo único que debes hacer es adecuar la cantidad y la frecuencia de comida a tus necesidades.

Darte un permiso de vez en cuando para saltarte la dieta es fundamental para ganar cada vez más voluntad. Porque alguien que se reprime continuamente no puede ser fuerte.

Caer en la tentación alguna vez no significa que hayas fracasado en el intento, ni mucho menos que te hayas traicionado a ti mismo.

Admite tus fallos, pregúntate qué ha pasado y qué te ha podido influir desde fuera y rectifica manteniéndote positivo. Castigarte mentalmente y creer que ya todo está perdido solo te lo pondrá más difícil.

¿Cómo actuar antes las tentaciones por la comida?

La fuerza de voluntad no es infinita. Cada vez que te resistes a una tentación, tu capacidad de decir “no” ante la siguiente disminuye.

Por ello te recomiendo la técnica de la implementación, que consiste en pensar en situaciones que creas que te pueden incitar a saltarte la dieta y planear cómo solucionar el momento con opciones ligeras y satisfactorias. Así, en lugar de resistirte (y perder poco a poco tu fuerza de voluntad) te enfrentarás a ellas.

Tienes que adelantarte a tus propias excusas… “Por un día no pasa nada”, “hoy tengo una cena con las amigas”, “total, ayer ya me salté la dieta…” ¿Qué te dices cuando estás a punto de tirar por tierra todo el esfuerzo hecho?

Toma nota sobre las “reglas universales” para resistirte a una tentación.

#1. No digas no, opta por lo ligero: Si sales de tapas con tus amigas, por ejemplo, no te quedes sin cenar. Elige alguna ración hecha a base de verduras y hortalizas, crudas o cocinadas de forma sencilla (salteadas, asadas…). Otra buena elección sería el pescado y el marisco.

#2. Si no lo tienes, no lo comes: La mejor forma de no caer en una tentación es evitándola. El “ojos que no ven, corazón que no siente” es lo más eficaz en casa. Deshazte de los snacks, de la bollería, las galletas industriales…, y de esta forma no necesitarás tenerte que decir “NO” varias veces al día.

¿Qué debes hacer si te apetece un dulce para merendar y estás a dieta?

Si eres de las que sueles pasarlo peor a la hora de la merienda porque es cuando te apetece algo dulce no tienes por qué sufrir. Ten en cuenta que existen muchas alternativas nutritivas y bajas en calorías que pueden sustituirlo.

Si estás en casa y te apetece un dulce (bizcocho, tarta, tiramisú, helado cremoso…), antes de tomarlo piensa que podrías escoger una combinación atractiva y deliciosa a base de fruta fresca y yogur, que saciará tu deseo con una cantidad considerablemente menor de calorías.

Si estás en la calle y pasas frente a una pastelería, recuerda que cualquier producto que elijas será calórico. En este caso, para saciar tu apetito puedes recurrir a llevar siempre en el bolso alguna pieza de fruta, una barrita baja en grasa o de cereales integrales…

¿Puedes seguir una dieta para adelgazar comiendo fuera?

Si piensas que comiendo fuera de casa no puedes hacer dieta estás equivocado, haz esto…

#1. Sacrifica uno de los dos platos: Ponte como norma no comer, y aun menos cenar, dos platos (primero y segundo) demasiado consistentes: uno de ellos debe ser más ligero. Por ejemplo, si el entrante es muy calórico (guisos, pasta o arroces con salsas grasas…), elige un segundo más ligero.

#2. Si tu perdición son los postres: Si cuando comes fuera de casa lo que más te atrae es tomar como postre algún pastel, helado… lo mejor sería que eligieras los dos primeros platos más ligeros (por ejemplo, de primero una ensalada y de segundo, un pescado al horno con verduras).

¿Qué pasa si te invita a comer a su casa un amigo y estás a dieta?

Si te invitan a comer o cenar en casa de alguien no puedes elegir el menú, pero puedes compensar… Haz el resto de las comidas ligeras y así no tendrás que preocuparte si te ponen para comer un alimento con muchas calorías.

También debes moderar la cantidad, las comidas y cenas de compromiso suelen conllevar algo de picoteo y es ahí donde debes ser cauto. Elige las opciones más ligeras y, sobretodo, modera la cantidad.

¿Hay algún alimento del que no te puedes resistir mientras sigues una dieta para adelgazar?

Si te privas de algún alimento que te gusta especialmente, lo más probable es que se incremente tu deseo de comerlo y aumente tu ansiedad.

Es mejor que admitas tu capricho y no te lo prives porque entonces, cuando bajes la guardia, corres el riesgo de lanzarte sobre él compulsivamente. Ahora bien, puedes eliminar esa ansiedad con una mini ración de ese alimento.

¿Debes premiar tu esfuerzo diario por adelgazar con una recompensa?

Si lo has hecho bien durante toda la semana te mereces una recompensa. Con estos caprichos premiarás tu esfuerzo y te animarás a seguir adelante y a no estancándote mientras adelgazas.

Tú sabes lo bien que te sienta que alguien te dé una “palmadita en la espalda” en el momento adecuado. Puede ser la motivación que necesitas en ese instante para seguir bajando más kilos.

Por eso te propongo que tú mismo premies tu esfuerzo cada semana con alguna comida que te guste. El fin de semana es ideal para que te saltes la dieta con una comida especial, retomarás las fuerzas para seguir adelgazando y activarás tu metabolismo para que pueda quemar más grasa la siguiente semana.

Pastillas Adelgazantes

Añade Tu Comentario

ATENCIÓN: todos los comentarios son revisados antes de ser publicados.
................................................................................................................. Tu Nombre:

Tu Comentario: