¿Por qué Debes Reducir el Azúcar, la Sal y el Alcohol de tu Dieta?

Muchas personas que intentan perder peso siguen una dieta en la que consumen alimentos con grasa en pequeñas cantidades. Sin embargo, hay otros dos tipos de alimentos que pueden obstaculizar tus esfuerzos y condenar tu dieta al fracaso, son los alimentos azucarados y el alcohol.

No tienes que preocuparte, no tienes que negar tu gusto por lo dulce y eliminarlo por completo para perder peso, pero hay algunos cambios simples que necesitas hacer para a alcanzar tus metas…

Reducir los alimentos azucarados de la dieta

Es necesario reducir el azúcar para adelgazar con garantías. Algunos ejemplos de estos alimentos incluyen el chocolate, tortas, dulces y bebidas azucaradas tales como soda y zumos de fruta. Aunque los hidratos de carbono en estos alimentos azucarados contienen sólo la mitad de energía en forma de grasa, estos alimentos tienden a tener un bajo índice de saciedad.

Reducir azucar de las comidasEl índice de saciedad es una sencilla medida para ver de qué forma te satisface una comida. Los alimentos con un bajo índice de saciedad son los que te hacen sentir hambre poco después de comer. Los alimentos con un alto índice de saciedad tienen el efecto contrario, dejándote la sensación de que has comido suficiente.

Los alimentos dulces con mucho azúcar te proporcionarán muchas calorías pero, al no saciarte lo suficiente, probablemente te entrarán ganas de volver a comer poco después. Si tu dieta se compone de un montón de alimentos y bebidas azucaradas lo más probable es que se sientas la necesidad de comer más de la que tu cuerpo necesita. En esa situación se hace muy difícil perder grasa.

¿Cuando se considera un alimento alto en azúcar?

Flecha Alto: sobre 15 g azúcar por 100 g

Flecha Bajo: 5 g azúcares o menos por 100 g

Consejos para reducir las comidas azucaradas de la dieta

#1. Reemplaza la mayoría de pasteles, galletas y dulces por frutas frescas y secas. A pesar de que la fruta fresca y seca es dulce, tiene un alto índice de saciedad.

#2. Bebe agua, o agua con sabor en lugar de bebidas gaseosas y zumos de frutas. Los zumos de fruta fresca son saludables pero para adelgazar tienes que controlarlos. Lo mejor es está comer 5 porciones de frutas y verduras al día.

#3. Ten cuidado con los productos de la dieta baja en grasas. Algunos de estos son muy altos en azúcar y, aunque pueden contener menos calorías, puedes terminar comiendo más cada día porque no te dejan la sensación de saciedad que te dejan los demás productos saciantes.

Tenga en cuenta, que los alimentos con azúcar y dulces no engordan por que sí. La única causa del aumento de peso es comer demasiadas calorías, independientemente del lugar de donde las calorías vengan. El problema también es que el azúcar es adictivo y cuando sigues un hábito de comer azúcar es difícil dejarlo.

Por lo tanto, no hay necesidad de eliminar alimentos y bebidas con azúcar mientras que mantengas tu consumo total de calorías bajo control, para que no cree un superávit que te impida perder peso.

Reducir el alcohol de la dieta

Muchas personas creen que las calorías del alcohol se almacenan automáticamente en forma de grasa.

Reducir el alcoholEs cierto que el alcohol no puede ser utilizado por el cuerpo como combustible para la energía, pero relativamente pocas calorías se almacenan como grasa. Sin embargo, el exceso de alcohol puede hacer que te sea muy difícil perder grasa…

En primer lugar, el alcohol parece aumentar el apetito causando que comas más en una comida que incluya una copa.

En segundo lugar, también limita la capacidad del cuerpo para quemar grasa y, por último, parece tener un efecto negativo en la masa muscular. Como ya sabrás, el tejido muscular, incluso en las mujeres, es muy beneficioso para la quema de grasa.

No tienes necesidad de abstenerte por completo de alcohol, pero cuando tratas de perder peso debes tratar de limitar su consumo lo más posible y tal vez evitar su consumo antes de comer o con tus comidas.

Reducir la sal de la dieta

Es necesario también reducir la sal que consumes porque retiene líquido y te hace más gordo.

Reducir la sal de las comidas

La mayoría de los hombres y las mujeres toman demasiada sal a pesar de que no la agregan a la comida que cocinan. Tres cuartas partes del consumo de sal se encuentran en los alimentos que comes tales como platos preparados, cereales y sopas.

Demasiada sal pueden conducir a la presión arterial alta y a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y a sufrir accidentes cerebro vasculares.

¿Cuando tiene un alimento mucha sal?

Flecha Alto: más de 1,5 g de sal por cada 100 gramos (o 0,6 g de sodio).

Flecha Bajo: 0,3 g o menos de sal por cada 100 gramos (o 0,1 g de sodio).

Consejos para reducir la sal de tu dieta

#1. No agregues sal al agua al hervir arroz, pasta y patatas.

#2. No agregues automáticamente sal a sus comidas, pruébalas primero.

#3. Elije versiones bajas en sal en alimentos como las habas cocidas al horno, salsa de soja y otros condimentos.

#4. Evita los alimentos curados, encurtidos y ahumados.

#5. Elije pescado enlatado en agua en vez de salmuera cuando puedas.

Beber más agua

El agua ha recibido mucha atención en los últimos años y está de moda para adelgazar. Pero, ¿cómo cuánta agua necesitas y qué papel juega en la pérdida de peso?

Necesitas entre 2,2 y 2,9 litros (9-12 tazas) de agua al día.

Sin embargo, esta agua puede venir de las bebidas aparte del agua y de alimentos ricos en agua. Según con varios estudios, las células bien hidratadas parecen ser más eficientes para quemar grasa y beber agua fría aumenta tu tasa metabólica ya que tu cuerpo gasta energía para calentarla.

La conclusión es que beber más agua debe de ser un objetivo importante para ti y la mejor forma de beberla es poco a poco no beberla de golpe.

Pastillas Adelgazantes

Añade Tu Comentario

ATENCIÓN: todos los comentarios son revisados antes de ser publicados.
................................................................................................................. Tu Nombre:

Tu Comentario: